Perdurarán en el tiempo las palabras aunque se haya apagado su eco; sobrevivirán al paso de las paginas absurdas de los calendarios; dormirán en cuadernos de hoja perenne, arrulladas por la nana cansina del tic tac de un reloj.
Y tal vez algún día - cuando yo me haya ido- alguien las despierte y les devuelva su voz.

Chema.

sábado, 1 de julio de 2017

V

Guardábamos tres secretos:
uno tú, y otro yo.
El tercero-inconfesable-
lo hemos guardado los dos.

Chema Élez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario